Zest

La experiencia de Uber y Airbnb ahora en el mundo de las inversiones

La tecnología está cambiando el mundo muy rápidamente y ello viene generando que los modelos de negocios están retando, como nunca antes, al orden establecido.

Administrador del Sistema

20 jun. 24 min lectura

Photo by Priscilla Du Preez

Uber y airbnb son los dos casos más evidentes… por ahora. Romper el monopolio de los taxistas y hacerlo globalmente, hubiera sido una misión imposible hasta hace unos pocos años. Del mismo modo, competir con la industria Hotelera mundial, con los millones de dólares que ésta mueve diariamente también. Sin embargo, estas dos empresas, de manera pionera, lo están haciendo y de forma muy exitosa.

Actualmente, este proceso se está gestando en muchas otras industrias, aunque todavía no los percibamos tan claramente.

En esta era, no son las leyes ni las regulaciones que promueven estos cambios. Tampoco son los gobiernos con sus tendencias políticas ni los organismos de defensa de los consumidores. Ni siquiera se podría explicar este fenómeno por el desarrollo de un nuevo producto, como ocurrió por ejemplo cuando Dupont desarrolló la fibra sintética.

Ahora, es el acceso fácil y barato a la tecnología el que nos permite compartir experiencias entre consumidores y proveedores directamente, acercando al usuario directamente con la fuente.

Ustedes se preguntarán, ¿Cuál es la relación de esta tendencia mundial con las inversiones financieras?. En las siguientes líneas voy a tratar de describirles lo que en mi opinión, representará el cambio más importante en el mundo de las inversiones en mucho tiempo.

Hasta hace no muchos años, si usted quería participar de la bolsa de valores, tenía que abrir una cuenta de inversión en alguno de los importantes bancos del mundo, lo cual de por sí era todo un trámite. Para ello, había que presentar muchos documentos personales, cartas de recomendación de bancos y completar muchos formularios.

Pero eso no era todo, para lograr abrir una de estas cuentas, y más aún si uno no era ciudadano local, estos bancos exigían unos montos mínimos que eran muy difíciles de alcanzar por la mayor parte de las personas de ingresos medios e inclusive, medios altos.

Si usted lograba pasar esta barrera, entonces venía la siguiente dificultad. En qué invierto y cómo lo hago? Inmediatamente, el broker o banco donde usted abrió su cuenta le armaba una cartera de inversión, de acuerdo a un perfil de riesgo,  definido previamente de manera conjunta o lo invitaba a invertir en algunos de los Fondos que ellos administraban.

Si en cambio. usted quería invertir en una acción específica o en algún bono, tenía que llamar por teléfono, digamos, de Lima, a Nueva York y poner su orden de compra a través de este medio. Obviamente que en un mercado tan cambiante, tenía que quedarse al teléfono para confirmar el precio al cual podría realizarse la compra.

Un tiempo después, esto mejoró con el desarrollo del correo electrónico, ya que usted podía enviar su orden de compra o venta, de manera muy rápida y barata a su broker. Claro que si usted establecía un precio máximo de compra por ejemplo, existía el riesgo muy alto que esa operación no pudiera ejecutarse y usted tuviera que enviar un nuevo correo, ajustando dicho precio.

Para colmo, las comisiones de transacción eran muy altas. Era muy común que los pobres inversionistas pagaran 1% del monto invertido por cada compra y por cada venta. Y si pasaba por un intermediario más, fácilmente terminaba pagando más de 1.5% por cada operación.

La primera ola de modernidad

Todo esto comenzó a cambiar con el internet y su rápida expansión. Así, aparecieron los primeros brókers Online, los cuales pusieron a los clientes directamente frente al mercado y a unos precios significativamente baratos.

En esa época surgieron empresas como Charles Schwab, E-Trade, Ameritrade, Scottrade o Interactive Brokers, entre muchos otras, las cuales comenzaron a ofrecer plataformas muy amistosas que permitieron que los inversionistas tomaran el control de la ejecución de sus compras y ventas de acciones, bonos, opciones, monedas o cualquier otro instrumento financiero.

Actualmente, usted puede comprar o vender acciones, pagando menos de US$ 10 por transacción como comisión al broker, casi sin importar el monto de la inversión. Es decir, que si usted antes pagaba US$ 200 de comisión por una compra de acciones de por ejemplo, US$ 20,000, hoy puede hacer la misma compra por menos de US$ 10.

Asimismo, la mayor parte de estos brokers se han desarrollado globalmente en los últimos años, permitiendo el acceso, desde su misma plataforma a muchos mercados diferentes en Europa, Asia y América principalmente. Usted, actualmente puede operar desde su computadora en mercados como los de Wall Street, Londres, Hong Kong, Sao Paulo o Bogotá y todo ello desde la comodidad de su casa.

La nueva ola

Sin embargo, lo que se está gestando actualmente cambiará radicalmente la experiencia de los inversionistas y dará una oportunidad nunca antes vista a los traders y gestores de fondos.

Tal como lo vienen haciendo Uber o airbnb, se están constituyendo comunidades de traders e inversionistas. Estas comunidades utilizan plataformas reguladas que permiten comprar y vender instrumentos financieros. Pero la diferencia fundamental es que los traders y los gestores de Fondos, no importa que tan pequeños o grandes sean, van a poder exponer mundialmente sus estrategias y los resultados que van obteniendo con ellas.

De esa manera, un inversionista podrá revisar, como si fuera en un catálogo, en qué tipo instrumentos financieros invierte un determinado trader, desde hace cuanto tiempo lo hace, cuales son sus resultados mensuales, cuánto cobra y en general todos los aspectos relevantes que le permita tomar una decisión de donde invertir su dinero.

Es más, podrá dividir su dinero en diversas partes para distribuirlo entre varios traders o estrategias distintas y todo esto sin tener que mover sus fondos de su propia cuenta. Estas plataformas han comenzado a conectarse con un numero creciente de brokers, de modo que desde una misma cuenta de inversión se pueda participar en un número cada día mayor de estrategias.

Desde  el punto de vista del inversionista, este cambio le genera múltiples beneficios. Por un lado, va a tener acceso a muchas estrategias de inversión, la mayor parte de ellas hasta ahora reservadas a inversionistas de altos patrimonios u ofrecidas exclusivamente a través de los bancos a clientes exclusivos.

Asimismo, podrá distribuir su dinero entre diversos traders, gestoras y estrategias, tratando de encontrar un esquema de inversiones que se adecue realmente a su perfil de riesgo. Del mismo modo, tendrá acceso, de manera transparente, al desempeño histórico de cada trader y gestora de fondos, así como a los indicadores que le faciliten su inversión. Finalmente, podrá encontrar todo esto dentro de un mercado competitivo y transparente, lo que le permitirá determinar la comisión a pagar por el uso de cada estrategia o participación de cada fondo.

Esto, seguramente se traducirá en una disminución significativa en los costos para los inversionistas y un aumento muy grande del número de personas e instituciones que se interesarán en este tipo de inversiones.

Desde la perspectiva de los Traders y Gestoras de Fondos, estas Comunidades les permitirá estar en la vitrina del mundo entero. Un buen gestor o trader, no importa que tan conocido o mediático sea, podrá tener acceso a todo tipo de inversionistas. Su track record, su desempeño y el comportamiento que muestre en el tiempo, serán la cualidades que seguramente lo harán más o menos exitoso cuando se trate de captar más inversionistas.

Hasta ahora, las regulaciones de los principales mercados financieros y los elevados presupuestos, se habían constituido en una barrera de entrada a este mercado, concentrándose la mayor parte de los recursos en Bancos, Fondos de Inversión y Asset Managers muy grandes.

Para variar, los brokers online han sido los más rápidos en reaccionar y están dando cabida en sus plataformas de transacción a estas comunidades, a los traders y gestoras, aumentando rápidamente los volúmenes que éstos comienzan a operar.

En muy poco tiempo y desde un app de su celular, usted podrá invertir en un trader o gestora, mientras su Uber lo lleva desde su casa a su oficina, teniendo en cuenta que con la seguridad que brinda la regulación de la Bolsa de NY o Londres, usted los estará contratando, no importa si ellos viven en Madrid, Nueva Delhi o Bogotá.

  

Contáctanos



Zest Café: Av. Andrés Reyes 360 of. 101, San Isidro

Oficina: Av. Andrés Reyes 360 of. 701, San Isidro

+01 6101659

cs@zest.pe